domingo, 15 de junio de 2008

PROYECTO: “VIGILIA: LAS VÍCTIMAS SOMOS TODOS”



BUCARAMANGA, 24 DE JUNIO DE 2008

La Vigilia, “Las víctimas somos todos” es una acción que tiene como principal objetivo visibilizar a las víctimas del conflicto armado en Colombia a través de la lectura, por parte de distintos representantes de la sociedad civil, de los testimonios de personas o comunidades que han sido víctimas del conflicto. Con este ejercicio colectivo, se busca darles voz y rostro a las víctimas del conflicto armado y permitirle a la sociedad acercarse a esta realidad muchas veces omitida o sencillamente ignorada.

El conflicto armado colombiano ha propiciado innumerables acciones violentas que afectan de forma nefasta a la sociedad. Durante la década de los ochenta se desencadeno una ola de violencia ligada a la “combinación de todas las formas de lucha” -utilizada por la izquierda y adoptada en los años noventa por la derecha
[1]- que convirtió a millones de personas en víctimas: “Entre 1982 y 2005, casi cuatro millones de personas fueron desplazadas y despojadas de sus tierras, y al menos 15.000 fueron desaparecidas (…) Justicia y Paz enfatiza que en el mismo período de 1982 a 2005 fueron asesinados 1.700 indígenas, 2.550 sindicalistas y cerca de 5.000 miembros del partido político Unión Patriótica (…) “Los paramilitares perpetraron más de 3.500 masacres, robaron más de seis millones de hectáreas de tierra, y después de su desmovilización, asesinaron 600 personas cada año. Además, lograron el control del 35 por ciento del Congreso de la República", señala el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice)”” [2]

A pesar de la importancia que deberían tener las víctimas del conflicto en el escenario colombiano, éstas han permanecido en un segundo plano, invisibilizadas y aisladas, pues entre otras cosas los intentos de hacerse visibles de las víctimas son sinónimo de amenazas, desapariciones, asesinatos o torturas que no han contado con un espacio efectivo para ser escuchadas y constituirse como sujetos prioritarios de las iniciativas de solución del conflicto.

La perduración y magnitud del conflicto en Colombia ha generado que la violencia se incorpore a la vida cotidiana de los ciudadanos, lo que desemboca en un hecho sumamente preocupante: las víctimas no son reconocidas como sujetos concretos de la violencia sino como una generalidad difusa “Los entierros forman parte de los hábitos cotidianos y una generación completa, hoy adulta y profesional, menor de 35 años, ha crecido sin tranquilidad, en medio de la zozobra, las amenazas y la inseguridad nacida de los petardos, los carros bomba en la guerra del narcotráfico, los secuestros, las extorsiones, las noticias de masacres y asesinatos, allá en la lejana Colombia rural, por cuenta de paramilitares y guerrilla”
[3]

En este contexto, se puede hablar de cierta responsabilidad de todos los colombianos en el tema de las víctimas por varias razones dentro de las cuales se encuentran: el no haber rechazado el uso ilegal de la violencia o las justificación de ésta; el no oponerse de forma contundente y efectiva a la “combinación de todas las formas de lucha”, a los esquemas de “todo vale” y a todos los actores violentos sin distinciones.

En los últimos años se han desarrollado diferentes acciones dirigidas a visibilizar a las víctimas y a hacer efectivos los derechos de verdad, justicia y reparación, sin embargo el tema de las víctimas no se ha posicionado como un asunto urgente y central en Colombia, sino que se mueve de forma aleatoria con los medios y la opinión pública.

Por otro lado, en Colombia no ha existido hasta ahora una conciencia colectiva sobre los efectos del uso ilegítimo y deliberado de la violencia y tampoco un rechazo social contundente a los actores y las prácticas ilegítimamente violentas. Un hecho sumamente preocupante es la valoración social que se sigue haciendo de las víctimas de acuerdo a al actor violento del que se trate (guerrillas, paramilitares, algunos agentes estatales). Las políticas gubernamentales y la opinión pública, en algunos casos contribuyen a reforzar lo anterior, un ejemplo claro de ello es el apoyo mayoritario de ciertos medios de comunicación a la marcha del 4 de febrero frente a la del 6 de marzo.

Los recursos destinados a las víctimas son bajos y se presenta un rechazo del Gobierno nacional y de parte del sector empresarial frente a la existencia de ciertas víctimas de algunos agentes estatales. En medio de este panorama, la sociedad civil sigue siendo sujeto de acciones violentas; los miembros de organizaciones de víctimas enfrentan presiones, amenazas, señalamientos y atentados.

Pensando en lograr una visibilización de las víctimas de la violencia el 2 de marzo del presente año se llevo a cabo una vigilia en La Plaza de Bolívar de Bogotá organizada por el Movimiento Visionarios por Colombia, en la que personas de diferentes sectores como partidos políticos, empresa privada, academia, Gobierno, medios de comunicación y sociedad en general se unieron para leer los testimonios de las víctimas. Este evento logro darle un rostro e identidad concreta a muchas de las personas afectadas por la violencia. La vigilia buscaba además, ser apertura y apoyo de la marcha del 6 de marzo, en la que miles de personas se manifestaron a favor de las víctimas y en contra todos los actores violentos.

Los testimonios leídos fueron proporcionados por las fundaciones “Nunca más”, “País libre”, el centro de investigación CINEP y complementados con las publicaciones de la “Revista Noche y Niebla”. Se incluyeron testimonios de víctimas afectados por todos los actores responsables de la violencia en Colombia (la guerrilla: FARC y Eln, los Paramilitares y algunos agentes estatales).

Durante toda la jornada se leyeron alrededor de 180 testimonios, que se complementaron con algunos aportados por víctimas que acudieron al lugar a contar sus historias.

El acto estuvo registrado en su totalidad por un camarógrafo contratado por el Movimiento Visionarios y cada media hora fue trasmitido en vivo y en directo por el Canal Caracol. De la misma forma, canales como RCN, Canal capital, Canal Uno y Cable Noticia acudieron a la vigilia e informaron sobre la acción en los principales noticieros. La vigilia fue una de las principales noticias del día, pero al final de la tarde estuvo atravesada por la información de última hora sobre el asesinato de “Raúl Reyes” en la frontera con Ecuador, lo cual disminuyó su impacto en los medios de comunicación durante el transcurso de la semana.

Durante la lectura de los testimonios, que estuvo presidida por tres maestros de ceremonias (Nicolás Montero, Coraima Torres y Pilar Schimidt), las víctimas, más allá de ser un número o porcentaje, tuvieron un rostro y una voz; se generó un ambiente general de solidaridad, comprensión logrando que el problema de las víctimas del conflicto en Colombia superara el ámbito familiar y se trasladara al social.

Cabe resaltar, que durante la lectura se generó un ambiente de reflexión que superó emociones de rabia y odio y se tradujo más bien en un sentimiento de indignación frente a los horrores a los que han sido sometidos un gran número de ciudadanos. A pesar de todas las reacciones suscitadas alrededor de la marcha del 6 de marzo, durante la vigilia se condenaron todos los crímenes sin justificar o favorecer a ningún actor pero sin negar su responsabilidad.

La vigilia cumplió con logro visibilizar a las víctimas, visibilizarnos como víctimas y sensibilizar a la ciudadanía. En este contexto, el Movimiento Visionarios por Colombia ve la necesidad de generar un espacio permanente de visibilización de las víctimas extendiendo las vigilias a diferentes partes del territorio nacional para mantener el tema en el centro de los debates y discusiones y por lo tanto, invita a la ciudad de Bucaramanga, a unirse a este proceso.

MANUAL PARA LA PLANEACIÓN Y PRODUCCIÓN DEL PROYECTO
VIGILIA “LAS VÍCTIMAS SOMOS TODOS” BUCARAMANGA 24 DE JUNIO 2008

Para la realización la Vigilia, se contemplan tres momentos fundamentales: planeación, producción y evaluación, los cuales serán explicados a continuación.

PLANEACIÓN:
Actividades:
Definición del día, hora y duración de la actividad, preferiblemente en las horas de la tarde noche, con un duración mínima de 4 horas.



Definición del lugar (exterior o interior) donde se va a realizar. Si es en un espacio exterior puede ser mayor el aforo, más fácil el acceso al público en general y mayor el impacto. Si es en un interior se puede garantizar un mayor control sobre el público y la seguridad de estos, sin embargo convierte la vigilia en un acto más privado .El sitio debe ser seleccionado considerando su importancia histórica y/o simbólica y no se debe olvidar el factor climático.
Identificación de organizaciones de víctimas a nivel regional y coordinación del trabajo con éstas.
Selección y organización de testimonios
[4].



Identificación y definición de la totalidad de participantes y sus funciones específicas
Elaboración de una lista preliminar de lectores: líderes sociales, económicos y políticos, entre otros, trabajadores y ciudadanos de Bucaramanga
Elaboración de un lista preliminar de medios de comunicación locales y nacionales que deben vincularse a la vigilia.
Organización de logística de las Vigilias

PRODUCCIÓN:
Actividades:
Realización de la convocatoria a través de Medios de Comunicación y otras formas de difusión y divulgación de las Vigilias. (VER ANEXO 1: Carta de invitación).



a. Realización de la convocatoria de los lectores. Personas que no ha sido afectadas de forma directa y quieren participar leyendo los relatos de las víctimas directas o manifestando sus sentimientos y reflexiones en torno al tema. El grupo de lectores debe ser lo más diverso posible incluyendo empresarios, artístas, representantes de la academia, investigadores independientes, periodistas, miembros de Partidos Políticos, entre otras muchas profesiones. Es importante planear un mínimo de 12 lectores representativos, por cada hora de lectura (1 cada 5 minutos, tiempo promedio de cada testimonio).
b. Realización de la convocatoria de los participantes. Garantizar la asistencia de la ciudadanía en general, incluyendo, víctimas del conflicto.

Realización de la promoción de la vigilia a través de los medios de comunicación; todo lo necesario para que el público se interese en la actividad organizada: divulgación, prensa (boletines, fotografías o videos, carteles, cuñas radiales…), invitaciones impresas.
ALVARO VECINO PICO
Director Ejecutivo
Fundación PArticipar
Cel: 312 3569407
http://alvecip.blogspot.com/ > Regresar a Inicio >

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Registros

Visitas al sitio bersoa.com De momento a esta pág:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...